31 ene. 2010

And the ass saw the angel


"Time is pressing. Yes. Time... is... pressing. Strange that, for it has never pressed before. Not once, that ah recall. Not once in mah twenny-eight years of living. Not once that ah recall. Twenny-eight years - that's roughly ten thousand laps of a clock-face - Jesus! When ah think that ah've sat on mah dumb ass and listened through eighteen million ticks and eighteen million tocks of the idiot-faced clock with nothing to call mah own but a shit-load of time and now, at the hour of mah dying when ah could use a little room - what happens? It's 'Move along chucklehead - wind her up, Jack. It's Let's get fucken pressing!!"

"Ah am having mine now. Mah time is nigh. You're too late, Mister Hay-Rake, Mister Spade. Ah said, hey boss, take up that cross and put on your walking shoes. Yes, you lose, Mister Noose. Today belongs to me! Not thee! Me! Me! Me! This day is mine! Into the ranks of the elite ah climb, saying, 'This is the last day! This is the last day! The last day is mine!' There are plenny others, brothers. Take your pick. Take your hoe. Take your goddamm gallow. Leave this day alone. Shift through all your yesterdays. Don't count on your tomorrows. Ah can see them coming and it's not a pretty sight. The fear is here. The fright. Here is the night."



Federico Aubele @ The Academy 2, Dublin

Se gasta una fila un tanto flamenca Federico Aubele con su camisa, chaleco y pelo crespo. No hay mucho de flamenco en su música sin embargo; notas de acento hispano sobre voces nacidas de la sensualidad americana.
En esta sesión acústica en The Academy 2, Dublín, el bonaerense estuvo acompañado por Natalia Claver, ternura y sensualidad extrema. Eché un poco en falta la eletrónica que me enganchó a Gran Hotel Buenos Aires, su álbum debut editado en 2003. El tango con bases dub, la guitarra latina junto a ilusorios efectos hipnóticos le hacen un autor distinto. Sin embargo, en su versión acústica, las canciones seguían conteniendo la esencia de su música, seguían sonando a él.

Esperaba pocos seguidores de Federico Aubele en una ciudad donde la oferta musical suele estar dominada por la escena anglo-sajona. Pero no me esperaba que la audencia no sobrepasase la quincena. Y supongo que más de uno habría en mi misma tesitura, que sin ser un fanático de Federico Aubele le apetecía un concierto sentado, un concierto para relajarse escuchando, para escuchar relajándose. Me senté al lado de la puerta por la que entraban y salían los dos boludos, justo en frente de los dos escalones que separan el valor y grandeza del artista de la menudencia del público. Pues poco le falto a Federico para cubrirse de gloria camino al backstage; el hombre estuvo a puntito de escoñarse al bajar los escalones. Una pena no haberlo grabado.



20 Miles - Keep it coming...

He aquí mi primer enlace subido al único e inigualable (seguro que no por muho tiempo) rapidshare. No lo encontré en los desvanes musicales de blogspot, lo que viene a significar que seguramente tampoco lo encontrarás entre las decadentes redes de torrents y que no deberías ni molestarte en preguntarle a la vieja mula. Algo sabe el tío Google pero avisado estás, sus indicaciones dan con tus huesos en amazon y similares. En vista del percal opté por comprar, pero en play.com. Pagué 7.22 EUR, gastos de envío gratis. ¿Y qué me dieron a cambio? Keep it coming...(2002), el segundo disco de 20 miles, la banda liderada por Judah Bauer, guitarrista de Jon Spencer Blues Explosion. Blues-rock, blues-pop, blues moderno, pero blues en definitiva. Muy correctos y sin estridencias pero con esencia, en parte heredada de la orgía rocanrolera y punk-blues que son JSBP y en parte mamada del rockabilly y el Delta Blues clásico. Tienen identidad y dos álbums más: I'm a Lucky Guy (el primerizo (1998), y Life Doesn't Rhyme (2003). Poco tardarán en caer en mis manos.
Ahí va:



Link de descarga (rapidshare)


  1. Well, well, well
  2. Mend your heart
  3. Only One
  4. All my brothers, sisters too
  5. Silver string
  6. Rhythm bound
  7. Fix fences
  8. Beautiful Dream
  9. Late at night
  10. Feel right
  11. Streets & lights
  12. My baby fell down the well
  13. Like a rock
  14. Phaedo
  15. I believe

Historia universal de la infamia - Historia de los dos que soñaron


El historiador arábigo El Ixaquí refiere este suceso:

"Cuentan los hombres dignos de fe (pero sólo Alá es omnisciente y poderoso y misericordioso y no duerme), que hubo en El Cairo un hombre poseedor de riquezas, pero tan magnánimo y liberal que todas las perdió menos la casa de su padre, y que se vio forzado a trabajar para ganarse el pan. Trabajó tanto que el sueño lo rindió una noche debajo de una higuera de su jardín y vio en el sueño un hombre empapado que se sacó de la boca una moneda de oro y le dijo: 'Tu fortuna está en Persia, en Isfaján; vete a buscarla'. A la madrugada siguiente se despertó y emprendió el largo viaje y afrontó los peligros de los desiertos, de las naves, de los piratas, de los idólatras, de los ríos, de las fieras y de los hombres. Llegó al fin a Isfaján, pero en el recinto de esa ciudad lo sorprendió la noche y se tendió a dormir en el patio de una mezquita. Había, junto a la mezquita, una casa y por el decreto de Dios Todopoderoso, una pandilla de ladrones atravesó la mezquita y se metió en la casa, y las personas que dormían se despertaron con el estruendo de los ladrones y pidieron socorro. Los vecinos también gritaron, hasta que el capitán de los serenos de aquel distrito acudió con sus hombres y los bandoleros huyeron por la azotea. El capitán hizo registrar la mezquita y en ella dieron con el hombre de El Cairo, y le menudearon tales azotes con varas de bambú que estuvo cerca de la muerte. A los dos días recobró el sentido en la cárcel. El capitán lo mandó buscar y le dijo: '¿Quién eres y cuál es tu patria?' El otro declaró: 'Soy de la ciudad famosa de El Cairo y mi nombre es Mohamed El Magrebí'. El capitán le preguntó: '¿Qué te trajo a Persia?' El otro optó por la verdad y le dijo: 'Un hombre me ordenó en un sueño que viniera a Isfaján, porque ahí estaba mi fortuna. Ya estoy en Isfaján y veo que esa fortuna que prometió deben ser los azotes que tan generosamente me diste.'

Ante semejantes palabras, el capitán se rió hasta descubrir las muelas del juicio y acabó por decirle: 'Hombre desatinado y crédulo, tres veces he soñado con una casa en la ciudad de El Cairo en cuyo fondo hay un jardín, y en el jardín un reloj de sol y después del reloj de sol una higuera y luego de la higuera una fuente, y bajo la fuente un tesoro. No he dado el menor crédito a esa mentira. Tú, sin embargo, engendro de una mula con un demonio, has ido errando de ciudad en ciudad, bajo la sola fe de tu sueño. Que no te vuelva a ver en Isfaján. Toma estas monedas y vete.'

El hombre las tomó y regresó a la patria. Debajo de la fuente de su jardín (que era la del sueño del capitán) desenterró el tesoro. Así Dios le dio bendición y lo recompensó y exaltó. Dios es el Generoso, el Oculto."

(Del Libro de las 1001 Noches, noche 351)

Churchill's quotes

"A politician needs the ability to foretell what is going to happen tomorrow, next week, next month and next year. And to have the ability afterwards to explain why it didn't happen".

"A lie gets halfway around the world before the truth has a chance to get its pants on".

"Never in the field of human conflict was so much owed by so many to so few".

"Although prepared for martyrdom, I preferred that it be postponed".

The Death of Bunny Munro

Nick Cave

Magistral Nick Cave, ya sea escribiendo canciones, libros o guiones, zarandeándose amenazante en el escenario con su mostacho y sus Bad Seeds o leyendo sobrado de clase su segundo libro mientras gesticula como uno de los profetas de La Vida de Brian o algo por el estilo.

La Muerte de Bunny Munro retrata la miserable vida y grotestca muerte de un infame vendedor de cosméticos puerta a puerta que recorre barrios pestilentes con poco más en su cabeza que la esperanza de echar un polvo con quien sea y donde sea al final de un duro día en la calle. El baño de un McDonalds o su Fiat Punto amarillo le valen y le sobran para ese propósito a Bunny Munro, que tiene una mujer con una sorpresa preparada y un hijo, Bunny Junior, al que casi desconoce pese a haber heredado su nombre y vivir bajo el mismo techo.

La euforia e incredulidad precede al delirio de un ser execrable que vive a la deriva presenciando desinteresado el devenir del fin de sus días. Nick Cave describe con crudeza la vulgaridad y simpleza de un hombre sin fundamento alguno, anclado en un escenario de clase media-baja en el que se recorre el agónico camino hacia un destino que está escrito para tipos como Bunny.

A ratos divertidísima y a ratos dura pero siempre genial, la lectura de esta novela no deja indiferente. Mañana mismo Nick Cave ofrece una velada en Vicar Street, Dublín, en la que leerá parte de su libro acompañado de una de la malas semillas, Warren Ellis. Y yo me lo pierdo... ouch!!! Aquí, una pequeña muestra.

Amrat Hussain & Dhoad Gypsies of Rajasthan meet Robbie Harris @ Dun Laoghaire. 29/08/2009

Por el módico precio de 15 Euros pude disfrutar de 4 horas de música étnica en el Festival of World Cultures de Dun Laoghaire, Co. Dublin, el pasado fin de semana. Fue en el Hotel Kingston y aunque los tickets estaban agotados se estaba muy a gustito allí dentro: asiento, mesa y cerveza para todos, qué más se puede pedir.

En este vídeo vemos a los Dhoad Gypsies of Rajasthan con Amrat Hussain, un (por lo visto) genio del tabla, y Robbie Harris, uno de los amigos de Emer Mayock & Friends saliéndose con el bodhrán, un instrumento de percusión irlandés. Para quien se pregunte qué quieren decir los precusionistas de tabla cuando parecen entrar en trance entonando impronunciables chikitkis chikitakas, puede consultar wikipedia como he hecho yo.

En directo, claro está, moló mucho más pues el sonido, como siempre, es un poco o muy malo. Por cierto y para más inri, el idiota que dice uau uau uau soy yo, ya lo siento pero no pude contenerme...

Devotchka @ Crawdaddy, Dublin. 10/08/2009

No es mi grupo preferido pero con su último disco, "A Mad and Faithfull Telling", va escalando posiciones en mi larga short list. Al salir del concierto con su primer LP en la mano al precio amigo de 10 Euros caí en la cuenta de que casi por casualidad es la tercera vez que los veía en directo; joder, el grupo al que más veces he visto, y pensé...¿cómo así? creo que la respuesta es porque Devotchka, que significa muchacha en ruso, tienen un directo divertidísimo, emotivo, heterogéneo y ¡barato!

Acudí a verlos por primera vez al Palacio de Deportes de Logroño, uno de los lugares de reunión del Actual, muy atraído por lo que el programa decía de ellos y por la descarga y escuchas varias del álbum "How it Ends" que precedieron al concierto. Salí de allí encantado, creo que hace cerca de 3 años de aquello. Verano de 2008, festival Open'er en Gdynia, Polonia: los veo durante un ratito más largo de lo pensado; en otro escenario tocaban los Raconteurs y por nada del mundo quería perderme a Jack White aunque fuera con una banda que sin estar nada mal da la sensación de no querer hacer más de 2 temas buenos de verdad por entrega. Me los perdí de todos modos; llegamos tarde por pararnos a ver a Devotchka y por las pateadas que había entre escenarios (hago un llamamiento a los organizadores para que allanen el recinto; andando a tientas por un patatal te dejas media birra por el camino, mala labor). La tercera vez y espero que no última fue en el Crawdaddy de Dublín, que debe su nombre al garito londinense donde empezaron a hacer ruido varias leyendas británicas incluyendo a los Rolling y los Yardbirds. Entramos por la patilla, lo cuál siempre da buen rollo, aunque el precio de 20 Euros no nos hubiera echado atrás de no haber tenido enchufe en la puerta. Era una sala pequeña, muy pequeña - dudo que ahí dentro quepan más de cincuenta personas - y la atmósfera que se respiraba de lo más acojerdora. Saben que pueden llenar locales mucho más grandes, pero parece que habiendo tocado en el mismo local el año pasado eligieron repetir por una razón, el tamaño importa. Después de haberlos visto en distintas guisas, creo que donde de veras disfrutan es en pequeños clubs donde caldean el ambiente al segundo.

El vídeo no es de mucha calidad para variar, pero espero que anime a quien tenga oportunidad de ir a ver a una banda de músicos multi-instrumentalistas que regalan melodías preciosas, ritmos pegadizos y letras castizas.

Booker T and His Band @ Vicar Street, Dublin. 20/07/2009

Saltaba a la vista, o mejor, al oído, que el blues boy from Memphis Tennessee no suena tan bien con Su Banda como lo hace con los Drive By Truckers, con quienes hace escasos meses Booker T Jones editó su último álbum, Potato Hole, veinte años después de su anterior trabajo (si mis pesquisas no son erróneas) y con la colaboración de la leyenda viva Neil Young. Ni que decir tiene que tampoco sonaban, ni de lejos, como los MG's, pero es lo que había y había que ir a verlos.

La sala, Vicar Street, de sentada rompe-espaldas obligada, resultó de lo más sosa para el cocktail de blues, soul y funky bailongo de Booker T pasado por la batidora rock de los músicos que le acompañaban en esta ocasión. Tampoco es que fuesen malos, pero un baterista rastafari marcándose como si aporrease hardcore era una imagen un poco dañina a la vista ya de entrada. Los guitarristas eran muy buenos, en especial el que podéis ver en el vídeo con un sombrerico habanero; el otro tardó demasiado en ajustar el sonido de su juguete pero lo acabó bordando. El bajista cumplió, sin más, como los demás, pero (y a los hechos me remito) escúchese con detenimiento la entrada en escena de los cuatro mozos tras la melodía del maestro en Time is Tight... da pa trás, coño! También hay que tener en cuenta que el micro de la cámara con la que grabé los vídeos no es ninguna maravilla, así que no todo lo que suena mal es culpa de los chavales. Por cierto, disculpas por el protagonismo de la calva del de enfrente, pero entre que se me cansaba el brazo por momentos y que no quería joder la noche al de detrás, el viejuno sale más de lo esperado. Otra cosa, y esto sí que moló mucho, la media de edad debía de andar por los 50, de hecho el mencionado viejuno de delante de mí, sobrepasaba los 70 fijo.

Un lujo escuchar al señor Booker T introduciendo y dedicando los temas. Un recuerdo imborrable: la dedicatoria a su amigo Otis Redding del tema The dock of the bay, que todo el respetable acabó silbando como cierre del concierto.

Ahí van los vídeos.



Laherzio

Algún quedan unas horas para que acabe pero ya mismo puedo afirmar que hoy ha sido un buen día. Facebook, Feisbuk o Caralibro, según gustos, ese sitio donde el alcahuetismo y el putiferio están bien vistos (como dice Víctor) me ha puesto en contacto después de unos años con el señor Chuchi (Delgado) Flaño, un viejo (ronda los taitantos) amigo mío y excompañero de trabajo en el restaurante italiano donde tantas lecciones magistrales de música me dio este hombre. Allí retomé el gusto por la buena música (eso creo) pues por aquellas me encontraba envuelto en pleno periplo tecno-bacaleta con pelo rapado y patillancas, zapatas Etnies y camiseta ceñida. Chuchi me recondujo sin darnos cuenta, me dejaba cd's y me llevaba al garito de sus colegas, La (extinta) Iguana. Mi gusto por el rock siempre estuvo latente, pero Chuchi lo despertó de su letargo y lo mantiene vivo hasta hoy, más vivo que nunca.
Al cabo de unos años se compró un saxofón y unos meses después ya lo hacía sonar en condiciones. Hizo las maletas y se fue de Logroño rumbo a Barcelona. Un par de años después perdimos el contacto, pero hoy he dado con él y con su nuevo grupo, Laherzio.

En su web puedes escuchar y descargarte gratis su homónimo disco debut, un gesto democratizador digno de mención dados los tiempos en los que vivimos. Pues eso, que te bajes el disco y los escuches, merece la pena. Se autoetiquetan Latin-Punk-Western-Balkan-Cinematic-Rock, casi nada. A mí personalmente me suena a chufla que se han inventado para reírse un rato. Pero lo gracioso es que lo escuchas y todo eso lo encuentras en sus ritmos, sus arreglos, sus letras. Chuchi al saxo, pero también al micro como un cruce de Tom Waits y "Robe" de Extremoduro, demuestra su clase e instinto musical en un grupo donde todo parece tener igual protagonismo, nada sobra, nada falta. Me han recordado inmediatamente a Devotchka y la música cabaretera "ambulante" de Bunbury aunque también he notado la influencia de los Morphine del difunto Mark Sandman, muy del gusto de Chuchi. Vaya yonkis aquellos.

En mi opinión se salen. Darán que hablar. No digo más.

El asombroso viaje de Pomponio Flato


...En esta ocasión, la casa adonde nos dirigimos, aun cuando obviamente había sido decorada para agradar a los hombres, revelaba unas inclinaciones femeninas que infundían tranquilidad y solaz al visitante. Pregunto a Jesús si sabe quién vive allí y responde que no. Ha visto la casa en varias ocasiones, cuando sus correrías infantiles le han llevado por aquel rumbo, pero nunca le ha prestado atención ni sabe nada acerca de sus habitantes. Le pregunto si hay más casas como aquella en Nazaret y responde que no lo sabe. Intrigado por mi pregunta, quiere saber la razón de mi curiosidad y le explico que, a juzgar por los indicios, aquélla debe ser una casa de putas, o de una sola puta, dado lo exiguo del inmueble. Jesús me pregunta qué cosa es una puta y se lo cuento de modo somero, pues nunca he creído conveniente ocultar a los niños unos conocimientos que acabarán obteniendo de boca de los esclavos, los mercaderes, la soldadesca y otras gentes rudas, o por experiencia propia, en cuyo caso es mejor que conozcan las tarifas vigentes.


The Skatalites @ Ther Button Factory, Dublin

Vino el 15 de diciembre y llegó el día de ver a mis desconocidos favoritos. Una buna dosis de ska y baile saltimbanqui para templar el ánimo y combatir el frío helador de la noche dublinesa. Pese a que llevo escuchándolos desde que mi colega Casti me habló de ellos hace ya...bufff, bastantes añitos -ahora que lo pienso-, nunca me dio por descubrir las caras que se hallan detrás de esta música que transmite un buen rollo de lo más contagioso.
Antes de que subieran al escenario, Gosia y yo nos sentábamos en un sofá delante de una pinta de cerveza con la que con toda seguridad rebasé el tiempo aconsejado para su consumo en óptimas condiciones. Hechos polvo de días anteriores un tanto revueltos e intensos pero con ganas de ver a todos unos pioneros del ska aguantamos a la banda invitada que, aunque eran muy buenos, se extendieron más de lo que el respetable deseaba. Así las cosas, saltaron (es un decir) al escenario los legendarios Skatalites con solo tres de los miembros fundadores: Lester Sterling (saxo) y Lloyd Knibb (batería). Dos de los saxofonistas, Sterling (saxo alto) y Cedric "Im" Brooks (saxo tenor), mostraron igual maestría y desigual estado de ánimo. El primero, aunque con permanente sonrisa afable y bonachona en su cara, miraba la hora a cada rato, no se si calculando el repertorio que les quedaba por tocar o esperando la hora de irse a dormir. El segundo se marcaba unos pasos de baile con una clase y alegría que más quisiera yo y controlaba el pulso del respetable a su antojo. Una lástima que el trompetista Johnny "Dizzy" Moore pasara a mejor vida el pasado mes de agosto pues su recambio, probablemente el más joven de la banda, derrochó simpatía pero en ocasiones no estuvo a la altura. Me gustó especialemente el trombonista, cuyo nombre no he sido capaz de encontrar.

Empezando con Freedom Sound nos metieron a todos en el buche. Naturalmente, no tenían nada que demostrar; un puñado de blancos entre los 20 y los 40 no son nadie para juzgar la categoría de una banda que creó y extendió un nuevo género musical, el ska y dio lugar a otros como el rocksteady, el reggae, el dub o hasta el dancehall, algunos de los cuáles también han cultivado ellos mismos o con colaboraciones con otros artistas jamaicanos, como las de Tommy McCook con los Upsetters o Johhny"Dizzy" Moore con Bob Marley and The Wailers.
A lo que iba, hubo mucho ska cargadito de jazz y de swing y mucho rocksteady también. El gordifú de Sterling se encargó de hacer un recorrido por la música de raíces jamaicanas presentando cada tema con una breve introducción conceptual al género al que pertenece. Algunas versiones inconfundibles, como I should have known better de los Beatles o Take Five de Dave Brubeck Quartet. Y temas míticos como Simmer Down y, si mal no recuerdo, Latin Goes Ska más otros que no conocía. Los vídeos que dejo en este post son las grabaciones que hice de Freedom Sound, con la que abrieron el concierto, y James Bond Theme, que grabé como buenamente pude entre los brincos de la peña.




The Black Keys - Attack & Release

Como casi siempre me pasa, llego tarde, esta vez demasiado, como 6 ó 7 álbums tarde; aún así, cómo me alegro de haberlos "descubierto". Me refiero a la banda de Ohio The Black Keys. Según ellos (o mejor, wikipedia), el nombre del grupo se inspiró en un artista amigo de ellos que padecía de esquizofrenia y que usaba el término black keys para describir a las personas que no estaban del todo bien. Es un dato curioso pero instrascendete, lo que importa no es de donde venga el nombre sino lo que estos figuras representan en el rock actual.
The Black Keys es un duo lo-fi de blues-rock y garage-R&B que recuerda, precisamente, al duo con más tirón de los últimos años: The White Stripes. Tienen también un dejo inconfundible de Jimi Hendrix, Ben Harper, Queens Of The Stone Age, The Greenhornes y coño, aunque salvando las distancias...¿también algo de Lenny Kravitz?. Pero sobre todo, tienen un directo de la leche. Para quien no se fie, diré que The Black Keys eran muy del gusto del mismísimo John Peel y que jugones de la talla de Robert Plant, Thom Yorke y Kirk Hammett se confiesan fans del grupo norteamericano.

Como dice David Letterman en su show al presentar la actuación del grupo, su nuevo disco Attack & Release está editado en formato cd "super gigante", un vinilo vaya. La broma me hizo mucha gracia y también darme cuenta de que el cómico estadounidense presenta el disco como realmente es: un discazo. No es un hype. Es más, de momento no tiene la cobertura mediática que merece, y seguramente sea mucho mejor así. Y lo mejor de todo, el grupo está más activo que nunca (también más peludo que nunca, buen síntoma) y ha demostrado la constancia de la que carecen muchos otros grupos de paso tan triunfal como efímero.

Ahí va la actuación en directo en el show de Letterman:


Dejo también links al resto de sus videoclips:

Niall C. Lawlor @ Grafton Street

Os dejo dos videos que he grabado hoy mismo de un tal Niall. C. Lawler, un pedazo de músico que habitualmente toca en la calle Grafton de Dublín y que incomprensiblemente, como muchos otros buenos buskers en esta ciudad, aún no ha llegado a ninguna parte. Aunque eso depende de lo que él entienda por ninguna parte porque, si con ese talento aún anda tocando en la calle y en pubs creo que la búsqueda del estrellato no se halla entre sus prioridades. Más bien debe tratarse de su propia elección, del camino que ha elegido para disfrutar y hacer disfrutar de su música. No obstante, gracias a su forma de ganarse la vida todo el mundo tiene entrada a su show. De ahí que sea tan fácil encontrarle en YouTube; basta con buscar por alguno de los atributos que describen su música + el lugar donde tiene su base, Dublin: slide guitar, bluegrass, country... son algunos de ellos. Suele también tocar la harmónica, aunque desafortunadamente no lo hizo esta vez.
Este hombre se merece muchos vídeos en YouTube.



Dengue Fever @ Sugar Club, Dublin.

Trabajando en el Floridita de Dublin tomé por costumbre bajar al ordenador para tomar nota del título de algún tema y también del nombre del grupo si es que se especificaba. Era un ordenador que reproducía música durante las horas de apertura del local. Día tras día nos tocaba escuchar la misma lista de reproducción. Cada día, a la misma hora, las mismas canciones que el día anterior. Una pesadilla. Aunque no tardé en darme cuenta de que entre las las 15 y las 17h. había buena música que coincidía con las horas de menos trabajo, por lo que era un rato para tomarse un pequeño respiro pues, Floridita es un local cubano donde la salsa es la sintonía.
Así, un día anoté el título Ethanopium. Buscando después en Internet dí con Dengue Fever (aunque más tarde descubrí, con el mismo método libreta-Internet, que Ethanopium se trataba de una versión del tema Yegelle Tezeta del genial Mulatu Astatké, del que tampoco había oido hablar antes y después tuve la suerte de ver en directo con su banda Ethiopiques). Bajé un par de discos del grupo y me pareció algo totalmente diferente al resto tanto por la música que hacen como por el idioma en el que cantan. Por lo leído, escriben las letras en inglés y luego las traducen al camboyano... Curioso.

Dengue Fever es una banda de Los Angeles que combina la música pop camboyana de los 60 y el rock psicodélico americano. Formado por 6 músicos, el grupo fue fundado por Ethan Holtzman y su hermano barbudo Zac después de un viaje del primero a Camboya, donde conoció a la pequeña y bella cantante de karaoke Chhom Nimol. La banda la completan el gigantesco bajista Senon Williams, el baterista Paul Smith y el percusionista Nappy G.

El pasado sábado 15 de Noviembre Dengue Fever tocaron en el Sugar Club, Dublín. El precio, 15 euros, me llamó mucho la atención hace un par de meses al ojear Ticketmaster, pues aquí en Dublín la variedad y la calidad se pagan como en ningún sitio, en muchas ocasiones injustificadamente. El Sugar Club tiene una pequeña pista de baile a los pies del escenario y una amplia zona de mesas con sofás dispuestas en hileras que mantienen vivo el recuerdo del Irish Film Theatre, que precedió al Sugar Club en este local. Muy bonita, muy cool, pero nada apropiada para conciertos mínimamente animados.

Al llegar, nos sentamos en el bordillo de la pista de baile donde comienza el auditorio, pues en éste no quedaba una triste mesa libre. Empezaron con desajustes de sonido y un poco descoorinados, pero en seguida entraron en calor. Con la segunda canción se ganaron los primeros aplausos, aún inmerecidos. Tras la tercera y la cuarta, pidieron al público (sin éxito) que bajara a bailar al grito de "this is free dance". Durante el quinto tema empecé a grabar un vídeo cuando una pareja saltó a la pista y empezó a bailar sin temor delante de toda la gente. Un minuto más tarde tuve que dejar de grabar porque me era imposible enfocar a los músicos detrás de toda la gente que fue bajando a bailar, contagiando poco a poco al resto hasta llenar la pequeña pista de baile.
La puesta en escena era tan genial como lo fue la actuación, con el mastodóntico bajista botando al lado de la bajita cantante que sacaba una potencia de voz arrolladora. La batería sonaba perfecta, rápida y muy contundente. El percusionista Nappy G. tuvo su solo a las congas y bongos. El guitarrista, seguro pero pasando desapercibido tras sus barbas bíblicas, tras el protagonismo rítmico del bajo y, sobre todo, de las melodías del tecladista.

Quien quiera oir algo distinto, que pregunte a su buscador por Dengue Fever. Ahí van unas fotillos del concierto.



La última oportunidad

Para refrescarnos la memoria conviene leer este artículo publicado hoy en elmundo.es que repasa cronológicamente los hechos más relevantes de la historia de los EEUU en lo referente al problema racial.
Que cada uno extraiga sus propias conclusiones. Éstas son las mías:
Aunque conceptualmente no creo que esa información, de naturaleza puramente humana, debiera aparecer tan ligada a un tema estrictamente político, hay que admitir que en este caso es inevitable asociar ambas problemáticas y creo que cualquier momento es bueno para recordarle al mundo ciertas cosas.
Puede que Obama acabe decepcionando a blancos y a negros; que sea negro y el abanderado de las razas de color no quiere decir que sea un buen hombre y que vaya a ser un buen presidente. De hecho tengo muchas dudas al respecto pues, al fin y al cabo, a estas alturas tiene que ser más difícil que nunca llegar limpio de conciencia adonde ha llegado. El que casi todos los artistas más influyentes de Norteamérica se volcaran con él me daba un poquito de repelús al recordarme al cinismo radical de los actores y gafapastas españoles del No a la Guerra.... sin bien conviene diferenciar pacifismo de cinismo y en este caso el apoyo de los artistas estaba más que justificado.
Sin embargo, quien haya votado a Obama, ha votado a la razón, porque EEUU está en deuda con el mundo y puede que sus votantes se hayan dado cuenta... ¡al fin!. Pero espero que no se trate de un simple ajuste de cuentas; el mundo estaba en deuda con EEUU por librarlo del régimen nazi, pero ya ha llovido mucho desde entonces y no precisamente pétalos de rosas. El mundo ha cambiado mucho y a peor, sobre todo EEUU, que ha estado en todos los ajos. El destino de todos está en manos de descerebrados de todos los colores y parece que ésta es la última oportunidad para que todos esos descerebrados hagan las paces y bajen las armas para que los demás vivamos en paz.
Parece muy claro lo que iba a hacer el belicoso veterano del Viennan McCain: más de lo mismo, o sea, alimentar el odio en países liderados por tiranos lunáticos que, aún con buena parte de razón, engañan a masas analfabetas que tienen poco o nada que perder. Entonces, ¿por qué no aventurarse en lo desconocido y abrir las puertas a la razón? También parece muy fácil mejorar lo presente, pero a la vez parece muy complicado arreglarlo. Así que espero que Obama haga lo mejor para el mundo, pues si EEUU decide por todos y no todos podemos votar, al menos todos podremos opinar, ¿no?
Pues eso, ya era hora!!!

Memoria de mis putas tristes

Gabriel García Márquez

La certidumbre de ser mortal, en cambio, me había sorprendido poco antes de los cincuenta años en una ocasión como aquélla, una noche de carnaval en que bailaba un tango apache con una mujer fenomenal a la que nunca le vi la cara, más corpulenta que yo como por cuarenta libras y más alta como de dos palmos, que sin embargo se dejaba llevar como una pluma al viento. Bailábamos tan apretados que sentía circular la sangre por las venas, y me hallaba como adormecido de gusto con su resuello trabajoso, su grajo de amoníaco, sus tetas de astrónoma, cuando me sacudió por la primera vez y casi me derribó por tierra el frémito de la muerte. Fue como un oráculo brutal en el oído: Hagas lo que hagas, en este año o dentro de ciento, estarás muerto hasta jamás. Ella se separó asustada: ¿Qué le pasa? Nada, le dije, tratando de sujetarme el corazón:
- Tiemblo por usted.
Desde entonces empecé a medir la vida no por años sino por décadas. La de los ciencuenta había sido decisiva porque tomé conciencia de que casi todo el mundo era menor que yo. La de los sesenta fue la más intensa por la sospecha de que ya no me quedaba tiempo para equivocarme. La de los setenta fue temible por una cierta posibilidad de que fuera la última. No obstante, cuando desperté vivo la primera mañana de mis noventa años en la cama feliz de Delgadina, se me atravesó la idea complaciente de que la vida no fuera algo que transcurre como el río revuelto de Heráclito, sino una ocasión única de voltearse en la parrilla y seguir asándose del otro costado por noventa años más.

Ciudad de cristal


... Mis motivos son elevados, pero mi trabajo se desarrolla en el reino de lo cotidiano. Por eso me malinterpretan a menudo. Pero no importa. He aprendido a no dar importancia a esas cosas.
- Una respuesta admirable.
- La única respuesta. La única digna de un hombre de mi talla. Verá, estoy en el proceso de inventar un nuevo lenguaje. Teniendo que hacer un trabajo como ése, no puedo preocuparme por la estupidez de los demás. En cualquier caso, todo es parte de la enfermedad que estoy tratando de curar.
- ¿Nuevo lenguaje?
- Sí. Un lenguaje que al fin dirá lo que tenemos que decir. Porque nuestras palabras ya no se corresponden con el mundo. Cuando las cosas estaban enteras nos sentíamos seguros de que nuestras palabras podían expresarlas. Pero poco a poco estas cosas se han partido, se han heho pedazos, han caído en el caos. Y sin embargo nuestras palabras siguen siendo las mismas. No se han adaptado a la nueva realidad. De ahí que cada vez que intentamos hablar de lo que vemos, hablemos falsamente, distorsionando la cosa misma que tratamos de representar. Eso ha hecho que todo sea confusión y desorden. Pero las palabras, como usted comprende, son susceptibles de cambio. El problema es cómo demostrarlo. Por eso trabajo ahora con los medios más simples, tan simples que hasta un niño pueda comprender lo que digo. Considere una palabra que remite a una cosa: "paraguas", por ejemplo. Cuando digo la palabra "paraguas", usted ve el objeto en su mente. Ve una especie de bastón con radios metálicos plegables en la parte superior que forman una armadura para una tela impermeable, la cual, una vez abierta, le protegerá de la lluvia. Este último detalle es importante. Un paraguas no sólo es una cosa, es una cosa que cumple una función, en otras palabras, expresa la voluntad del hombre. Cuando uno se para a pensar en ello, todos los objetos son semejantes al paraguas, en el sentido de que cumplen una función. Ahora, mi pregunta es la siguiente: ¿qué sucede cuando una cosa ya no cuemple su función? ¿Sigue siendo la misma cosa o se ha convertido en otra? Cuando arrancas la tela del paraguas, ¿el paraguas sigue siendo una paraguas? Abres los radios, te los pones sobre la cabeza, caminas bajo la lluvia, y te empapas. ¿Es posible continuar llamando a ese objeto un paraguas? En general, la gente lo hace. Como máximo, dirán que el paraguas está roto. Para mí eso es un serio error, la fuente de todos nustros problemas. Puesto que ya no cumple su función, el paraguas ha dejado de ser un paraguas. Puede que se parezca a un paraguas, puede que haya sido un paraguas, pero ahora se ha convertido en otra cosa. La palabra, sin embargo, sigue siendo la misma. Por lo tanto, ya no puede expresar la cosa. Es imprecisa; es falsa; oculta aquello que debería revelar. Y si ni siquiera podemos nombrar un objeto corriente que tenemos entre las manos, ¿cómo podemos esperar hablar de las cosas que verdaderamente nos conciernen? A menos que podamos comenzar a incorporar la noción de cambio a las palabras que usamos, continaremos estando perdidos.
- ¿Y su trabajo?
- Mi trabajo es muy sencillo. He venido a Nueva York porque es el más desolado de los lugares, el más abyecto. La decrepitud está en todas partes, el desorden es universal. Basta con abrir los ojos para verlo. La gente rota, las cosas rotas, los pensamientos rotos. Toda la ciudad es un montón de basura. Se adapta muy bien a mi propósito. Encuentro en las calles una fuente incesante de material, un almacén inagotable de cosas destrozadas. Salgo todos los días con mi bolsa y recojo objetos que me parecen dignos de investigación. Tengo ya cientos de muestras, desde lo desportillado a lo machacado, desde lo abollado a lo aplastado, desde lo pulverizado a lo putrefacto.
- ¿Y qué hace usted con esas cosas?
- Les pongo nombre.


Luke Hurley @ Shebeen, Dublin.

Con más retraso del que tenía pensado subo dos videos con una calidad de imagen bastante pobre, compensada con creces por su contenido musical.
Corresponde a una grabación que hice en el Shebeen Chic, en George St., Dublin.

Una noche de pedo cualquiera hace un par de meses mi amigo y guitarrista amateur Brian deambulaba por la calle y paró a ver a este artista neocelandés de gran reputación en su tierra reconvertido a busker y músico de pub durante su estancia en Dublin. Su nombre es Luke Hurley y tiene una voz profunda y emotiva, un tornillo de menos y una habilidad pasmosa para tocar la guitarra de forma que parezcan dos. Después de pasar un rato escuchando sin pestañear a este hombre mientras grababa un vídeo con su teléfono móvil, Brian y Luke se dieron sus números para intercambiar masterclasses de guitarra por mundanas clases de iniciación de Microsoft Office, aunque tengo conocimiento de que ese intercambio aún no se ha producido.
Yo tuve el privilegio de presenciar este regalo para los oídos en el local que he nombrado al principio de este post.
Si a alguien le gusta puede entrar en su web
www.lukehurley.co.nz/, y si alguno está rondando o viviendo en Dublin, le aconsejo que se apresure a encontrar a este hombre los lunes en el Shebeen, pues según tengo entendido detesta esta ciudad y pronto hará las maletas si es que no las ha hecho ya.




Museo del erotismo de París (Montmartre)

Recién llegado de pasar unos días en París he buceado en Internet hasta dar con algunas de las imágenes que más me impactaron en mi visita al Museo Erótico de París, a los pies de Montmartre. Son obras de artistas japoneses, aunténticos genios de la ilustración y el diseño gráfico. Nunca antes había oido sus nombres pero creo que merece la pena tomar nota de ellos y buscar algo más de sus obras en la red. Estas piezas de asombrosa perfección casi fotográfica rozan lo enfermizo, pero tienen algo que mola.
Objetos y esculturas de todas las épocas y procedencias, un recorrido por la historia de los burdeles franceses, un pequeño sex shop y otras curiosidades completan la visita a este recomendable museo que sube la temperatura corporal.

Solo del pastor bobo

Federico García Lorca

(enviado por miguel castillejo)

El pastor bobo guarda las caretas,
las caretas
de los pordioseros y de los poetas
que matan a las gipaetas
cuando vuelan por las aguas quietas.
Careta
de los niños que usan la puñeta
y se pudren debajo de una seta.
Caretas
de las águilas con muletas.
Careta de la careta
que era de yeso de Creta
y se puso de lanita color violeta
en el asesinato de Julieta.
Adivina, adivinilla, adivineta,
de un teatro sin lunetas
y de un cielo lleno de sillas
con el hueco de una careta.
Balad, balad, balad, caretas.
Los caballos se comen la seta
y se pudren bajo la veleta.
Las águilas usan la puñeta
y se llenan de fango bajo el cometa.
Y el cometa devora la gipaeta
que rayaba el pecho del poeta.
¡Balad, balad, balad, caretas!
Europa se arranca las tetas,
Asia se queda sin lunetas
y América es un cocodrilo
que no necesita careta.
La musiquilla, la musiqueta
de las púas heridas y la limeta.

Nosotros, los astronautas del espíritu


(enviado por miguel castillejo)

Todos esos pájaros intrépidos que vuelan rumbo a lo lejano, a lo más lejano, ¡en alguna parte, ciertamente, los abandonarán sus fuerzas y se posarán en lo alto de un mástil o en una estéril roca, y aún estarán muy agradecidos por tan pobre alojamiento! Pero ¡quién va a inferir de esto que delante de ellos ya no hay inmensos ámbitos libres que han volado tan lejos como es posible volar! Todos nuestros grandes maestros y precursores se han detenido al fin en algún punto, y no es precisamente la postura más noble y elegante la de la fatiga que se detiene; nos pasará igual también a mí y a ti. Mas ¡qué nos importa¡ ¡Otros pájaros volarán más lejos! Esta compresión y creencia nuestra vuela, rivaliza con ellos hacia lo lejos y lo alto; se eleva verticalmente sobre nuestra cabeza y su impotencia y desde las alturas otea las lejanías vislumbrando las bandadas de otros pájaros mucho más poderosos que nosotros que enfilarán hacia donde nosotros hemos enfilado y donde todo es todavía mar, mar ¡nada mas que mar!
¿Y adónde nos encaminamos? ¿Es que queremos cruzar el mar? ¿Adónde nos arrastra este poderoso afán que anteponemos a cualquier goce? ¿Por qué precisamente en esta dirección hacia allí donde hasta ahora se han puesto todos los soles de la humanidad? ¿Se dirá acaso algún día que también nosotros, tomando rumbo al oeste esperábamos llegar a una India, pero que nos tocó naufragar en lo infinito?; ¿O no, hermanos míos? ¿O no?

Campeones

Esta vez si. Por fin podemos estar orgullosos de nuestra seleccion. Pero, que ha cambiado para que esta vez no cayesemos eliminados en cuartos? como es que todo el equipo jugo sin nervios, eliminamos a Italia (en los penaltis!!!!), llegamos a la final y la ganamos con claridad? Ayer, viendo el partido en la pantalla del pub, ya un tanto borrosa, lo vi claro: Si Aragones es apodado El Sabio de Hortaleza sera por algo.

Yo mismo maldije cuando la lista de convocados se hizo publica y Raul no figuraba en ella. Pese a que quería llevarlo porque se lo merecia y porque pensaba que podria serle util, El Sabio no lo convoco. No por cambios de ciclo en mi opinion, sino para evitar comentarios sobre la alineacion de cada partido y sobre cada cambio de cada partido, para evitar las faciles criticas post-derrota. Se trataba de desterrar la incertidumbre de si Raúl jugaria de inicio o no, de si seria sustituido por Torres o por Villa, de si marcaria su gol numero "x", de si se lo dedicaria a su mujer, a sus hijos, a Aragonés, al subnormal del Chiquilicuatre o a si mismo. Se trataba de exterminar el virus contagioso y letal que va minando la union de equipo y aficion y que la prensa se encarga de inyectar Eurocopa tras Eurocopa, Mundial tras Mundial, amistoso tras amistoso: la duda. Y Aragones pudo así preparar tranquilo cada partido, y el equipo pudo entrenar tranquilo tambien. Y asi Luis privo a la prensa de su chisme favorito, de su mina de oro, de su rellena-portadas. Y asi Espana gano de una vez por todas. Y nadie, ni tan siquiera la prensa, se acuerda ahora de Raúl (menos mal que ganamos), un jugador buenisimo aunque mejor estuvo en casa porque, de todos modos, "nos dejamos la delantera en casita", como diriamos los coleguitas.

Somos campeones... y un equipazo y El Sabio de Hortaleza lo han hecho posible. Raul fue la clave una vez mas, y esta vez sin jugar.

Belfast

El otro día fui a Belfast en busca de un día fuera de Dublín, algunas fotografías y un poco de morbo.
Después de almorzar en un ambiente de total normalidad en el centro de la ciudad, caminamos durante un par de horas hasta que preguntamos a un lugareño por la zona donde se encuentran los murales que representan la cruenta historia de Irlanda del Norte. Era un hombre de unos 45 años de edad, si bien la ansiedad, la falta de sueño prolongada y otros muchos males inherentes a la condición de ciudadano católico de Belfast podrían haberle dado el aspecto de un cuarentón a la aún temprana edad de los 30. Con un acento norilandés difícilmente comprensible, nos invitó a acompañarnos en nuestra visita pues dicha zona era, precisamente, su barrio de toda la vida.

Fue nuestro guía durante más de 2 horas, llevándonos por los lugares más conflictivos de Belfast: Falls Road, the Peace Wall y the Shankills, lugares donde tuvieron lugar los denominados "the troubles": cientos de asesinatos y reyertas entre la minoría católica (nacionalistas irlandeses) y los mayoritarios unionistas (pro-británicos en su mayor parte protestantes). Recorrimos el Peace Wall, el muro que aún separa las dos comunidades, deteniéndonos a observar y fotografiar murales estremecedores. Atravesamos una de las puertas que aún hoy se abren y cierran cada día por el temor que perdura entre las dos poblaciones. Nos contaba "x" que, cuando él era un adolescente, los católicos tenían dos minutos para ir a comprar medicinas a la farmacia que había al otro lado de la compuerta, en la parte protestante, y volver al lado católico... y que, de no regresar a tiempo, tendrían que quedarse en territorio enemigo hasta el día siguiente...todo un detalle. Del mismo modo, los católicos no tenían derecho a trabajar en la parte protestante a menos que pagasen una especie de impuesto como el que nuestro guía satisfizo al gobierno británico durante toda su juventud. Por el cotrario, los protestantes podían trabajar libremente en el lado católico. De todos modos resulta inútil juzgar subjetivamente un conflicto que los extranjeros no podemos llegar a comprender como para emitir un juicio objetivo pero que tampoco podemos ignorar pese a que seamos completamente ignorantes del mismo. Por el momento solo cuento con el testimonio de un ciudadano católico de Belfast.

Falls Road es una calle de unas 2 millas de longitud salpicada de agrios recuerdos a las innumerables víctimas de "los problemas" y muros pintados a odio y sufrimiento; una inmensa torre de viviendas que anuncia el final de Falls Road servía de centro de vigilancia del ejército británico. La policía inglesa no entraba en esa zona por no sentirse suficientemente protegidos detrás de sus armas... el ejército sí. Los turistas, escasos en la ciudad y especialmente en esa zona, hacen su recorrido de flashes en taxis especiales que se detienen en los puntos de interés. Aún así, se trata de una zona "tranquila" y visitable mientras dure la luz del día. The Shankills es otra historia: ni los taxis te llevan a esa zona a determinadas horas ni nuestro guía, que ha vivido toda la barbarie de los años 70, se atreve hoy a pasear al anochecer su bonito pastor alemán de 12 semanas de edad por donde caminábamos y compartíamos silencios, conversaciones y más silencios dedicados a la reflexión individual. Allí, en las Shankills, tuvieron lugar las atroces torturas llevadas a cabo por el grupo paramilitar llamado "The Shankills Butchers" (los carniceros de las Shankills), que descuartizaron a 13 ciudadanos católicos.

Mientras "x" se negaba a dejarnos solos al anochecer en esa parte de la ciudad, lo cuál le agradecimos, y mientras poco a poco nos alejábamos de aquella parte de Europa dejada de la mano de Dios, siguió regalándonos como souvenir sangrantes relatos nacidos de las experiencias de toda una vida marcada por la violencia. Durante el paseo no tuvimos tiempo ni mucho menos de comprender las raíces de este complicadísimo conflicto, ni el modo de vida o la forma de pensar de la gente. A penas fuimos espectadores del extraño ambiente que allí se respira. Olvídate de sonrisas y gestos de alegría, en ocasiones nuestro guía no contestaba a los saludos que otros viandantes le hacían por la calle, y a menudo ves gente que parece venir de o ir a liar alguna.


Al preguntarle por la conducta de la gente en la calle nos dijo que durante años Belfast se convirtió en la ciudad europea con más suicidios, con una media de 2 semanales, en ocasiones jóvenes que no superaban la mayoría de edad, pero que acababan siendo superados por el dolor y la confusión. En la actualidad, prosiguió, las personas que participaron en el conflicto independientemente del bando en el que luchasen, están padeciendo todo tipo de enfermedades mentales provocadas por la inactividad mental posterior al acuerdo. Al parecer, lo que nosotros consideraríamos una situación de riesgo era para los norirlandeses una situación de normalidad que paradójicamente se tornó en anormal, con devastadores efectos psicológicos tras el acuerdo de desarme de 2005. En total, 3.523 personas asesinadas injustificablemente por ambos bandos como resultado de la guerra cuyas raíces se sitúan en el asentamiento colonial británico en el Ulster en el siglo XVII.

Nuestro guía, anónimo puesto que por alguna extraña razón ni él ni nosotros nos preguntamos por nuestros respectivos nombres, acabó devolviéndonos al centro de la ciudad, donde sí parece atisbarse el renqueante despertar de una capital europea. Un apretón de manos y una fotografía juntos marcaron el final de un día especial. Nos dirigíamos a la estación de autobuses uniendo las piezas del a veces ininteligible relato de nuestro guía mientras éste se alejaba caminando de vuelta a su barrio junto a su perro Sunny, el único protagonista con nombre propio de ese día...nublado y gris, por cierto, del mes de marzo.

Crónica de la ciudad de La Habana


(enviado por miguel castillejo)

Parece que este blog va de literatura así que...
Crónica de la ciudad de La Habana
Los padres habían huido al norte. En aquel tiempo, la revolución y él estaban recien nacidos. Un cuarto de siglo después, Nelson Valdés viajó de Los Angeles a La Habana, para conocer su país.

Cada mediodía, Nelson tomaba el ómnibus, la guagua 68, en la puerta del hotel, y se iba a leer libros sobre Cuba. Leyendo pasaba las tardes en la biblioteca José Martí, hasta que caía la noche.

Aquel mediodía, la guagua 68 pegó un frenazo en una bocacalle. Hubo gritos de protesta, por el tremendo sacudón, hasta que los pasajeros vieron el motivo del frenazo: una mujer muy rumbosa, que había cruzado la calle.

—Me disculpan, caballeros —dijo el conductor de la guagua 68, y se bajó. Entonces todos los pasajeros aplaudieron y le desearon buena suerte.

El conductor caminó balanceándose, sin apuro, y los pasajeros lo vieron acercarse a la muy salsosa, que estaba en la esquina, recostada a la pared, lamiendo un helado. Desde la guagua 68, los pasajeros seguían el ir y venir de aquella lengüita que besaba el helado mientras el conductor hablaba y hablaba sin respuesta, hasta que de pronto ella se rió, y le regaló una mirada. El conductor alzó el pulgar y todos los pasajeros le dedicaron una cerrada ovación.

Pero cuando el conductor entró en la heladería, produjo cierta inquietud general. Y cuando al rato salió con un helado en cada mano, cundió el pánico en las masas.

Le tocaron la bocina. Alguien se afirmó en la bocina con alma y vida, y sonó la bocina como alarma de robos o sirena de ncendios; pero el conductor, sordo, como si nada, seguía pegado a la muy sabrosa.

Entonces avanzó, desde los asientos de atrás de la guagua 68, una mujer que parecía una gran bala de cañón y tenía cara de mandar. Sin decir palabra, se sentó en el asiento del conductor y puso el motor en marcha. La guagua 68 continuó su recorrido, parando en sus paradas habituales, hasta que la mujer llegó a su propia parada y se bajó. Otro pasajero ocupó su lugar, durante un buen tramo, de parada en parada, y después otro, y otro, y así siguió la guagua 68 hasta el final.

Nelson Valdés fue el último en bajar. Se había olvidado de la biblioteca.

30 ene. 2010

Historias de cronopios y de famas

Instrucciones para subir una escalera



Nadie habra dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en angulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en linea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachandose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se esta en posesion momentanea de un peldano o escalon.
Cada uno de estos peldanos, formados como se ve por dos elementos, se situa un tanto mas arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquier otra combinacion producira formas quiza mas bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.
Las escaleras se suben de frente, pues hacia atras o de costado resultan particularmente incomodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldanos inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente .
Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalon. Puesta en el primer peldano dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente izquierda (tambien llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevandola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldano, con lo cual en este descansara el pie, y en el primero descansara el pie. (Los primeros peldanos son siempre los mas dificiles, hasta adquirir la coordinacion necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace dificl la explicacion. Cuidese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie.)
Llegado en esta forma al segundo peldano, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella facilmente, con un ligero golpe de talon que la fija en su sitio, del que no se movera hasta el momento del descenso.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...