12 abr. 2011

The Urges - Psych Ward

“Amazingly authentic 60’s-Nuggets-style Garage Punk reflecting the one tiny ray of hope from the stygian dark hopeless madness of the asylum we like to call the 21st Century.” – Little Steven Van Zandt.

La mención del guitarrista de Bruce Springsteen, o para ignorantes como yo el consigliere de Tony Soprano, parece ser una buena carta de presentación de Psych Ward, disco debut de la banda garagera de Dublín The Urges. Aunque el álbum fue editado en 2007, año en el que aterricé en la capital irlandesa, hace solo unos meses que supe de ellos por primera vez; exactamente cuando escuché el formidable The Urges Theme, momento desde el cuál me aseguré de no perderme su próximo bolo en Dublín. El sábado pasado pude por fin hacerlo en The Pint, donde desde el 5 de Marzo tienen lugar los "Beyond Hip Saturdays", nombre del club night en el que varios grupos de la ciudad tienen opción de mostrar sus bondades con el aliciente para el público de entrada gratis y pintas a 3 euros, ¿se puede pedir algo más?. La del sábado fue una gran noche de rock & roll y beat de la mano de The Pacifics [buenísimos], y la psicodelia y garage de The Urges.

Aquí dejo la edición original de Psych Ward, adquirida de la propia banda tras el show.














Link de descarga (rapidshare)
  1. Read The Signs
  2. You're Gonna Find Out
  3. It Ain't Right
  4. You Don't Look So Good
  5. Salvaje
  6. The 13th Floor
  7. The Urges Theme
  8. So Uptight
  9. I Gotta Wait
  10. Curse It All
  11. Psych Ward 
Output Format: mp3
Bitrate: 320 kbps

11 abr. 2011

Niall C. Lawlor @ The Mercantile, Dublin [06-04-2011]

Dos años y medio han pasado desde que grabase al señor Niall C. Lawlor en la calle Grafton de Dublin. La semana pasada tuve oportunidad de volver a disfrutar de su slide y, para mi sorpresa, también de su voz, que hasta ahora era inédita para mí. Fue en el Mercantile, donde tocó como artista invitado de Ali & The DTs, la banda de soul blues punk comandada por el talento inconmensurable de Ali De Mora de la que hablaré próximamente.



Gomorra

Roberto Saviano

Hay innumerables pasajes en este relato que estremecerían a cualquiera hasta el punto de hacerle plantearse aparcar la lectura para otro día o quizás para siempre. Cuesta creer que estando tan cerca de nuestras costas conozcamos tan poco de lo que se ha venido cociendo en Nápoles desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Un hervidero de gente entre la que resulta imposible distinguir al camorrista del ciudadano modélico pues por absurdo que parezca ambas figuras a menudo convergen en la misma persona. La de las pizzas y las panderetas es una ciudad excitante cuya belleza y vitalidad se han visto salpicadas por una violencia desmesurada hasta el punto de haber perdido el pulso ante una organización omnipresente e invisible.
Gomorra es una lectura indispensable para comprender el funcionamiento del sistema criminal de la Campania, para conocer cómo los clanes camorristas se han abierto camino en el entramado empresarial y político corrompiendo e infestando a su paso a toda una sociedad hasta amasar fortunas incalculables, y para ser consciente de las proporciones y escalabilidad así como del carácter internacional y exportador del modelo criminal.

"Nunzio de Falco fue arrestado en Albacete cuando viajaba en el Intercity Valencia - Madrid. Había montado un poderoso cártel criminal junto a varios hombres de la 'Ndrangheta y algunos disidentes de la Cosa Nostra, y trató asimismo -según las investigaciones de la policía española- de dotar de una estructura de grupo criminal a los gitanos presentes en el sur de España. Había construido un imperio. Complejos turísticos, casas de juego, negocios, hoteles... La Costa del Sol había conocido un salto cualitativo en sus infraestructuras turísticas desde que los clanes Casalesi y napolitanos habían decidido convertirla en una perla del turismo de masas.

En Enero de 2003, De Falco fue condenado a cadena perpetua como responsable de haber ordenado el homicidio de Don Peppino Diana. Mientras se leía la sentencia en el tribunal, me entraron ganas de reír; una carcajada que logré contener hinchando los carrillos. No podía resistir el carácter absurdo de lo que se estaba materializando en aquella sala. Nunzio De Falco había sido defendido por el abogado Gaetano Pecorella, que resultaba ser a la vez presidente de la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados italiana y defensor de uno de los máximos boss del cártel camorrista casalés".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...